Artiempo nº 4, enero-febrero de 1969

“Tiempo de Artiempo“, p. 3-5
Mariani, “Confesionario”, p. 3
“Destinatario: la redacción”, p. 4
Vicente Thomas, “El Fondo de las Artes en el subibaja. Inexplicable banquillo para una institución modelo”, pp. 8-9
Joaquín Gómez Bas, “Un tango con nobleza que se desliza al sesgo. Evocaciones a través de un orzuelo”, pp. 10-11
Jorge Glusberg, “17 artistas detrás de la dialéctica de lo simple. Tucumán: planta piloto para un nuevo concepto del arte”, pp. 12-13
Edmundo Guibourg, “Proyección de un certamen. Informe especial del presidente del Festival de Necochea”, p. 13
Alberto Madryn, “El símbolo del hormigón sobre la musa crucificada. Entre Miguel Ángel, Leonardo y los rascacielos”, p. 14
José Barcia, “El café: clave para el hombre de Buenos Aires. Una permanente ecuación porteña”, pp. 16-17
Bute, “La traición de los pintores. Realidad de trastienda en un movimiento”, p. 18
“El mercado de arte alcanzó ya en Buenos Aires la edad de la razón. Cotizaciones internacionales para la pintura argentina”, pp. 19-21
Osiris Chierico, “La fantasía al servicio de la gracia. Roberto González a la sombra de Chagall y de Klee”, pp. 22-23
Enrique Monzón, “Al encuentro de algo que siente pero no ve. Norman Brisky, o las muecas premiadas”, pp. 24-25
“Una decidida empresa”, p. 25
“El luto le sienta a Venecia. Las Bienales, supuesta contrafigura del arte actual”, pp. 26-28
Carlos Espartaco, “Carlos Astrada: «La amistad y el pensamiento acontecen bajo techo». Semiautorretrato de un filósofo”, p. 29
Agustín Mahieu, “Un cine subterráneo gana la semiluz. La hora de los hornos: esquema de una obra condenada”, p. 30-31
Raúl González Tuñón, “El pianito del viejo cine mudo. Junto al biógrafo Radium había un baldío”, p. 32
Isidoro Keegan, “De Pablo VI a una ley argentina. El espectáculo y el «erotismo manejado»”, p. 33
Calki, “Buñuel ante una previsible herejía. Entre D’Artagnan y los Evangelios”, pp. 34-35
“Los itinerarios”, pp. 36-37
Amengual “Dixit”, p. 38