Los tres números de la revista Correspondencia se publican en Buenos Aires, entre julio de 1956 y mayo de 1957. Figuran como sus directores: Jaime Alberto Barceló, Jorge Carrol, Ramiro de Casasbellas, Claudio David, Eduardo Dessein, Juan van Deurs, César Fernández Moreno, Manrique Fernández Moreno, Sigfrido Radaelli y Juan Diego Vila, a quienes se suman Miguel Brascó o Muñoz Unsain como colaboradores. El primer número de Correspondencia se abre con el poema de César Fernández Moreno, “Argentino hasta la muerte” que, de alguna manera, marca el tono de la revista, cuyas páginas se numeran en continuado: el tono coloquial y desprejuiciado, el humorismo, los usos de lo cotidiano y lo testimonial, el costumbrismo, la crítica. Este tono, también presente en sus tapas, se despliega principalmente en la sección “La Licuadora”, integrada por comentarios literarios, musicales, teatrales y cinematográficos. Sus principales dardos están destinados a las instituciones artísticas, la Sociedad Argentina de Escritores, los suplementos culturales de los grandes diarios, la revista Sur. Dice Jorge Rivera “el humor cáustico, el brulote y la irreverencia (…) apunta a una suerte de notorio y saludable eticismo intelectual, que si en sus facetas más oportunistas refleja la mera beligerancia y el movimiento de acomodación de las nuevas promociones, en sus facetas más permanentes reedita tanto la lección de humor y lucidez de escritores como Oliverio Girondo y Macedonio Fernández, como la añeja tradición del periodismo criollo más desenfadado y provocativo, tan vitalmente emparentado, por otra parte, con las formas de observación y definición del humor popular” (“Humorismo y costumbrismo (1950-1970)”, Capítulo. La historia de la literatura argentina, Buenos Aires, CEAL, 1981; pp. 601-624).

Correspondencia
Julio de 1956
Correspondencia nº 1
Correspondencia
Octubre de 1956
Correspondencia nº 2
Correspondencia
Mayo de 1957
Correspondencia nº 3