La revista rosarina alto aire publica su primer y único ejemplar en abril de 1965, bajo el cuidado Luis María Castellanos (1943-2005), Juan Manuel Inchauspe (1940-1991) y Alberto Carlos Vila Ortiz (1935-2014). La diagramación se encuentra a cargo de Juan Carlos Quaglia.

La revista, dedicada por completo a la poesía, conjuga la constelación poética de sus editores con la labor de traducción, avocada a tres poetas de lengua inglesa: Dylan Thomas, Wallace Stevens y E. E. Cummings. El primero es traducido por Vila Ortiz, mientras que los dos últimos se encuentran a cargo de Castellanos. Le sigue a cada conjunto de versiones una nota sobre el autor. Estos textos señalan una línea grupal, que persigue la innovación poética partir de la apropiación de abordajes y procedimientos reconocidos en ciertas obras del modernismo anglosajón.

La publicación inscribe su proyecto al interior de la renovación poética promovida por Poesía Buenos Aires (1950-1960). En este sentido, en el apartado “Continua obsesión”, los editores afirman la pretensión de “retomar esa ruta, quitar el polvo a los viejos fusiles, y reiniciar el canto, la lucha, la palabra”.

 

Digitalización: Marina Maggi

alto aire
Abril de 1965
Alto Aire